Redireccionando

Puedes acceder a esta página haciendo click aquí

Algunos blogs que sigo

Twitter

Ivan's bookshelf: read

Que la muerte te acompañe
El atlético invisible
Cómo escribir claro
Hollywood Babylon
Fuckowski, memorias de un ingeniero
Copia este libro
Inteligencia intuitiva
The Naked Woman: A Study of the Female Body
Eisner/Miller: A One-On-One Interview Conducted by Charles Brownstein
La Etica Del Hacker Y El Espiritu De La Era De La Informacionu
Más allá del crash. Apuntes para una crisis
The Dunwich Horror
El nombre de la rosa
Story: Style, Structure, Substance, and the Principles of Screenwriting
Steve Jobs


Ivan Lasso's favorite books »

Páginas

"No plan, no backup, no weapons worth a damn. Oh, and something else: I don’t have anything to lose".- The doctor

Con la tecnología de Blogger.

Llévatelo gratis

Seguidores en Google+

martes, 30 de diciembre de 2008

La magia de los bolsos

Si el anterior bitel era añejo (con al menos veinte años a sus espaldas), el siguiente no es tanto, aunque sí creo que ha de rondar por los cinco o seis añitos. Se trata de uno de unos cuantos desvaríos que me dio por escribir para no oxidarme (cosa que ocurrió más tarde). 

 

De mi infancia recuerdo el bolso de mi madre como un aparejo con propiedades casi mágicas. No era solamente que se tratase de la caja fuerte móvil donde se escondían las brillantes monedas y los suaves billetes capaces de satisfacer mis humildes ambiciones de entonces. Entre sus funciones se contaban las de farmacia ambulante, perfumería portátil y diminuta peluquería. Parecía la versión moderna y femenina de la concha del caracol, un hogar portátil o, por lo menos, una sucursal del mismo. Si un día mi madre hubiese sacado una cama de su bolso, no me hubiese sorprendido.

 

Uno no tarda en descubrir que toda mujer está unida a un bolso. Lo cual casi equivale a decir que toda mujer, sea el tipo de vida que lleve, es una “mujer de su casa” pues siempre la lleva a cuestas. Resultaba fascinante investigar en el bolso materno, con o sin autorización. Al abrirlo, uno se sentía embriagado por la fragancia que estaba depositada en cada uno de sus rincones. Era el olor de mamá, tan mudable como su carácter. Unas veces era cálido, acogedor como pasar una gripe en la cama durante una noche de invierno. Otras, removía hormonas que el tiempo terminaría despertando definitivamente. Repuesto de la primera impresión, uno se ponía a hurgar y aparecía la polvera, el delineador, el pintalabios… todos los elementos rituales de la belleza femenina, terminando con los dedos embadurnados de una mezcla de sustancias que evidenciaban su paso por el bolso.

 

De pequeño todo es maravilloso, un descubrimiento sorprendente, una aventura. El tiempo nos cura de eso. Crecemos y descubrimos que las primeras mujeres que nos interesan, que aun no son tan mujeres, no llevan bolso, de manera que se rompe el asociación mujer / bolso. Así, el bolso pasa de ser algo extraordinario a convertirse en un elemento más que encontramos ocasionalmente en nuestra vida diaria.

 

Todo esto viene a que hace poco me sorprendí mirando el bolso de una mujer mientras ella disfrazaba en su rostro los efectos de la noche anterior. Quizá fuese la luz de la mañana, el silencio resquebrajado por los coches tempraneros, la intimidad compartida, no sé. El caso es que miré el bolso y me acordé del de mi madre. Entonces, como el que presencia una revelación, me di cuenta que los bolsos ya no eran mágicos. Lo vi con los mismos ojos melancólicos con que uno mira un juguete de la infancia que le procuró tantos momentos de felicidad. Lo único que roe el hierro, muerde el acero, pulveriza la peña compacta, mata reyes, arruina ciudades y derriba las altas montañas también acaba con la magia de los bolsos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Etiquetas

Datos personales

Mi foto

Fui profesor de informática durante 11 años hasta que decidí probar suerte por mi cuenta.

he escrito artículos sobre blogging en Blog and Web, y fui redactor en dos blogs de la red Generación Net: Nuestros Comics (que ahora tiene otro propietario) y brevemente en Tecnokid. A continuación, estuve algo más de 3 años escribiendo sobre Internet y software en Genbeta, blog de la red Weblogs SL. También he participado en dos libros colaborativos: en “El futuro es tuyo: la revolución social de las personas”, con el artículo “Subido en la web: de amateur a profesional”; y en “Podcasting, tú tienes la palabra“, con el artículo “El podcast como vehículo de la ficción”.

Desde 2008, publico tutoriales de informática en cómic en mi sitio Proyecto Autodidacta, que dispone de su propia página en Google+. En ella podrás encontrar muestras de mi trabajo. No dejes de visitarla y de añadirla a tus círculos.

También escribo, cuando puedo, algo de ficción.

Mis comics


Visita la sección de Descargas de Proyecto Autodidacta donde encontrarás comics en formato PDF, accesorios y podcasts... ¡gratuitos!

Proyecto OMA

Manuales, tutoriales y comics didácticos para aprender informática

microcuentos, nanoficción, micronanos, nanomicros, comosetedelaganallamarlos...

Webcomic sobre... algo

NaNoWriMo 2012

Licencia

Busca en Todo está dicho

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

Subscríbete por correo

Introduce tu dirección de correo:

Proporcionado por FeedBurner