Redireccionando

Puedes acceder a esta página haciendo click aquí

Algunos blogs que sigo

Twitter

Ivan's bookshelf: read

Que la muerte te acompañe
El atlético invisible
Cómo escribir claro
Hollywood Babylon
Fuckowski, memorias de un ingeniero
Copia este libro
Inteligencia intuitiva
The Naked Woman: A Study of the Female Body
Eisner/Miller: A One-On-One Interview Conducted by Charles Brownstein
La Etica Del Hacker Y El Espiritu De La Era De La Informacionu
Más allá del crash. Apuntes para una crisis
The Dunwich Horror
El nombre de la rosa
Story: Style, Structure, Substance, and the Principles of Screenwriting
Steve Jobs


Ivan Lasso's favorite books »

Páginas

"No plan, no backup, no weapons worth a damn. Oh, and something else: I don’t have anything to lose".- The doctor

Con la tecnología de Blogger.

Llévatelo gratis

Seguidores en Google+

lunes, 29 de enero de 2007

Sobre dinero: las propinas

Hay trabajos en los que gran parte de los ingresos provienen de las propinas. Las propinas son algo indeterminado que depende de la persona que las da. Personalmente, siempre me he sentido incómodo con esta clase de cosas. Por ejemplo, con los chicos del Supermaxi.

Para los que no viven en Ecuador, les cuento que Supermaxi es la mayor cadena de supermercados del país. Tienen un servicio en el que una serie de chicos van metiendo en bolsas los productos que has comprado y que luego, con un carrito, te los llevan hasta tu coche o hasta la parada de taxis. Aprendí por observación que cuando usabas este servicio, debías dar propina al final.

A mí me gusta tener las cosas claras, y las propinas son de esas cosas que nunca lo están. Supongo que a estos empacadores les pagan, pero como son chicos en su mayoría menos que adolescentes, te imaginas que su labor tan poco cualificada debe ser también poco remunerada. Entonces, en teoría, tú haces una pequeña labor social contribuyendo con tu propina a que ganen un poquito más y, supuestamente, a estimularles en sus labores. Así es como se interpretan las propinas la mayoría de veces. Pero eso es cuando reflexionas y tratas de justificar el hecho de dar propina.

Sin embargo, creo que la mayoría de las personas lo hace por miedo. Primero, lo hace por imitación: si todo el mundo lo hace, por algo será. Pero luego, en segunda instancia, cuando se pregunta por qué debe añadir algo al sueldo de un chico que sólo te lleva una gran cantidad de bolsas en un carrito que, además, no es suyo, la respuesta es el miedo. Miedo a que el chico nos mire con mala cara, miedo a que la próxima vez no nos atiendan bien, miedo a que la gente piense que somos unos tacaños, miedo a que nos monte una escenita delante de todo el mundo... En resumen, damos propina porque tememos los efectos de no darla.

Luego está el asunto de la cantidad. La mayoría recurrimos al viejo truco de dar un buen montón de centavos porque parece mucho pero es poco. Pero yo, que me siento culpable por usar un truco tan miserable y gastado, siempre meto una moneda o dos, de cinco o diez centavos, con lo que el viaje en carrito me termina costando más que un viaje en autobús.

La propina siempre va unida a eso tan ambiguo llamado “la voluntad”. Al asociarlo de esta manera, te están diciendo que tu voluntad de ayudar a los demás está en función de la cantidad de dinero que des. ¿Y si mi voluntad de ayudar es grande pero mi bolsillo es pequeño? Porque un blog no es que deje grandes ingresos...

Pero es que ahí no acaba la cosa. Si eres potentado, o tienes unos ingresos altos, cuando das una propina te puedes dar el lujo de ser generoso. Pero si eres como yo, con unos ingresos menos que humildes, encima corres el riesgo de quedar como imbécil si das demasiado. O sea, tienes que fluctuar entre los márgenes de la tacañería y los de la estupidez.

Bueno, sea como sea, a pesar de la pequeña desazón que me produce, seguiré dando propinas a los chicos de Supermaxi simplemente porque lo hace todo el mundo. Hay otros aspectos borreguiles que me preocupan más y que merecen un esfuerzo mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Etiquetas

Datos personales

Mi foto

Fui profesor de informática durante 11 años hasta que decidí probar suerte por mi cuenta.

he escrito artículos sobre blogging en Blog and Web, y fui redactor en dos blogs de la red Generación Net: Nuestros Comics (que ahora tiene otro propietario) y brevemente en Tecnokid. A continuación, estuve algo más de 3 años escribiendo sobre Internet y software en Genbeta, blog de la red Weblogs SL. También he participado en dos libros colaborativos: en “El futuro es tuyo: la revolución social de las personas”, con el artículo “Subido en la web: de amateur a profesional”; y en “Podcasting, tú tienes la palabra“, con el artículo “El podcast como vehículo de la ficción”.

Desde 2008, publico tutoriales de informática en cómic en mi sitio Proyecto Autodidacta, que dispone de su propia página en Google+. En ella podrás encontrar muestras de mi trabajo. No dejes de visitarla y de añadirla a tus círculos.

También escribo, cuando puedo, algo de ficción.

Mis comics


Visita la sección de Descargas de Proyecto Autodidacta donde encontrarás comics en formato PDF, accesorios y podcasts... ¡gratuitos!

Proyecto OMA

Manuales, tutoriales y comics didácticos para aprender informática

microcuentos, nanoficción, micronanos, nanomicros, comosetedelaganallamarlos...

Webcomic sobre... algo

NaNoWriMo 2012

Licencia

Busca en Todo está dicho

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children

Subscríbete por correo

Introduce tu dirección de correo:

Proporcionado por FeedBurner